MOSCA DOMÉSTICA

Se trata de uno de los insectos con mayor presencia en todo el mundo. Las moscas son un problema en cualquier lugar, en especial cuando hay presencia de materia orgánica. Diversas especies de moscas se han adaptado al hábitat del ser humano, viven dentro y alrededor de sus hogares.

Pertenecen al orden de los dípteros (dos alas) los insectos alados de este grupo tienen un par de alas verdaderas o funcionales y otro par posterior poco visible llamados balancines. Regularmente los adultos no poseen aparato bucal mandibulado y en cambio poseen una proboscis esponjosa, succionadora o picadora y succionadora. Las formas larvarias no poseen apéndices ambulatorios  (patas) y su cabeza a menudo está reducida  o no se distingue.

Descripción

La mosca doméstica es uno de los animales más comunes en entornos con actividad humana. Aunque nos resulta bien conocida por su capacidad de transportar microorganismos patógenos alimentarios adheridos a su cuerpo, la mosca doméstica, como cualquier otro insecto, esconde misterios fascinantes en su modo de ser. Vamos a curiosearlos un poco. Algunas especies de mosca son hematófagas (chupadoras de sangre) otras se alimentan de materia orgánica en descomposición. La mayor importancia de  la mosca es que muchas de las especies son transmisoras de enfermedades, algunas otras son plagas de plantas cultivadas, otras viven a expensas de otros organismos e incluso  otros  insectos, mientras que otras más ayudan a la polinización de las plantas.

Ciclo De Vida

La moscas en general tienen cuatro etapas de vida – huevecillo, larva, pupa y adulto. La hembra de este género llega producir de 100 a 900 huevecillos que son depositados en varios eventos en intervalos  de tiempo determinados según la especie. Los adultos suelen vivir de 15 a 25 días, pero pueden llegar a vivir hasta dos meses. Sin embargo, sin comida, sobreviven solo entre dos y tres días, y su longevidad depende de la disponibilidad de alimentos adecuados, especialmente azúcar.  

Daños

CARACTERÍSTICAS